El augurio del pulpo

Bufandas "Pulpo", moda argentina 2010

Bufandas “Pulpo”, moda argentina 2010

Entre los antiguos romanos, antes de la batalla siempre se consultaba a los dioses para saber si estos serían o no propicios y el posible rechazo del dios hacia los hombres  se mostraba a través de los prodigios: los ejércitos llevaban jaulas con pollos sagrados a los que se les solía dar de comer, y dependiendo de cómo se comían el grano era un buen o mal presagio. También se hacían sacrificios y, dependiendo de cómo la animal aceptara este sacrificio, se tomaba una u otra determinación. Sólo el general con auspicium(facultad de avis spicio, “mirar las aves”) podía llevar a cabo éstas consultas

Los romanos creían poder conocer la voluntad divina a través de la interpretación de determinados signos de la naturaleza (prodigia). Una disciplina heredada de los etruscos se concretaba en la “lectura” de un hígado o las entrañas de un animal sacrificado. Este ritual se reservaba a los harúspices, sacerdotes cuyo nombre parece provenir del etrusco hara (entraña) y el latín spicere, mirar, observar. Otra modalidad era la lectura de los libros sibilinos, comprados por Tarquinio Prisco a la sibila de Cumas y en los que según la creencia el porvenir se hallaba crípticamente anotado.

De más oscuro origen resulta la costumbre de interpretar la voluntad de los dioses a través de la observación del vuelo de las aves. Son los auspicios que sin embargo se extendían a otras señales como la interpretación de los rayos, o el apetito de los pollos sagrados.Parece que los auspicios buscaban la comunicación concretamente con el dios Júpiter. Los sacerdotes encargados de llevar a cabo los auspicios eran denominados augures, se exigía de ellos que obtuviesen un decisivo SÍ o NO de los dioses respecto a un acto o resolución particular. No se trataba por tanto de adivinar el futuro, sino de consultar a los dioses acerca de qué decisión tomar en un caso concreto.

Sólo un número reducido de especies de aves tenían relevancia en el auspicio, sólo a través de ellas podían manifestarse los dioses. Se dividían en dos clases: Las aves oscines (“cuya fuerza está en el canto”), que daban señales mediante el canto, y las alites (“voladoras”), que lo hacían con el vuelo. Entre las oscines destacan el cuervo (corvus) y el grajo (cornix), siendo que el cuervo daba augurio favorable si aparecía desde la derecha (occidente), el grajo si lo hacía por la izquierda (oriente). Otras oscines serían la gallina y el buho. Entre las Alites encontramos principalmente al águila (aquila), en representación de Júpiter (Jovis ales), seguido por el buitre (vultur) y otras aves de menor importancia.

Para determinar si un augurio era favorable (addicere, secundare) o desfavorable (abdicere, refragari) debía tenerse en cuenta la raza de cada ave aparecida, la dirección de su vuelo, su sonido y la parte del templum que sobrevolase. Como consecuencia la labor delaugur resultaba bastante complicada y no estaba al alcance de cualquiera.

Otra modalidad de auspicio consistía en alimentar a los pollos sagrados (auspicii ex tripudiis). Éstos se mantenían en una jaula bajo los cuidados de un augur denominado pullarius (“pollero”), quien se encargaba de ofrecerles alimento. Si los pollos comían, ello era tomado como signo favorable, si se resistían a comer, desfavorable. Se consideraba especialmente favorable si del pico del animal caía comida sobrante al suelo. Según narra la tradición, en 249 a. C., el cónsul Publius Claudius Pulcherordenó consultar a los pollos sagradosantes de entrar en batalla naval con el enemigo. Al negarse los pollos a comer, el cónsul los arrojó al mar exclamando “¡Si no quieren comer, dejadles beber!” Naturalmente perdió la batalla.

[ver LOS DIOSES Y LA MUERTE  ]

Queda recordar que augur es una palabra relacionada con nuestro término “auge”, porque se entendía que actuaba como una especie de pararrayos divino, al cual iba a parar la energía de la naturaleza, poseída en medida mayor que cualquier otros por esos seres supremos denominados dioses. La acción de los augures permitía pues aumentar la potencia de lo por ellos intervenido, que de esta manera pasaba a ser augusto, o sea más importante o más grande (en el sentido cualitativo que se le daba a Rocío Jurado) que los demás.Fue el principal título -y de carácter evidentemente religioso- que tuvo el joven G. Julio César II, Octaviano, a partir del año 23 a.C., luego de haber dominado la cuenca entera del Mediterráneo. Por eso existía la costumbre, cuando se quería resaltar la importancia de algo nuevo, de in-augurar, de meter en auge.

Hoy, cuando la selección nacional de fútbol española se dispone a enfrentarse en el combate decisivo de un torneo mundial con la de su antigua colonia de los Países Bajos (o inundables), una tribu germana de la zona de Renania del Norte-Westfalia ha puesto de relieve la eficacia del augurium pulpi, y todos los ojos se vuelven hacia el pulpo Paul para ver de qué lado se inclina al buscar su sustento mejillonero. A ello se le suele llamar superstición, que es el nombre que todas las religiones suelen dar a los sistemas de creencias que consideran más atrasados que los propios, más depurados por la inteligencia racional, que es la que nos permite avanzar de creencia en creencia. Porque creer es absolutamente necesario para el ser humano, incluso para los que creen en que no creen.

Por cierto, el himno nacional holandés, posiblemente el más antiguo de Europa, hace en su letra referencia a España, de la cual se despegaron los nacionalistas encabezados por Guillermo I de Orange-Nassau. Comienza así:

Guillermo soy de nombre,

De Nassau, Señor,

A su patria no hay hombre

Más fiel, con más fervor.

Sin tacha, nada empaña

De Orange mi blasón,

Al rey señor de España

Rendí yo siempre honor.

Mi fuerza y confianza

Señor de Ti vendrán,

En ti está mi esperanza,

No me dejes jamás.

Haz, Dios, que hasta la muerte

Te sirva noche y día,

Que con ánimo fuerte

Venza la tiranía.

El resto de la letra, así como las vicisitudes históricas de dicho himno, pueden leerse en:

http://www.minbuza.nl/es/Los_Pa%C3%ADses_Bajos/Sobre_los_Pa%C3%ADses_Bajos/Historia/El_himno_nacional_holand%C3%A9s.

La música del mismo puede oírse en http://www.youtube.com/watch?v=dTyNlvUTsDg .

El himno español, como se sabe, no habla ni de Holanda ni de España, porque no tiene una letra oficial. Por eso, en momentos como estos de especial necesidad de expresar emocionalmente la identidad de un grupo nacional, no es de extrañar que se use como sustitutiva la letra con que Manolo Escobar hizo famoso el viejo himno nazi Viva Españahttp://www.youtube.com/watch?v=UADZsF895PY ). No ha tenido el mismo éxito –al menos de momento- la consideración que hacen algunos de la bandera de El Corte Ingléscomo unificadora de las 17 autonomías, predominando básicamente la establecida para la flota de guerra en 1785 y declarada oficialmente nacional en 1908

Genaro Chic García

(gentileza del Arq. Marcelo Martín)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s