Ey David, por qué te vas a un cielo sin butacas ?

por Rubén Darío Romani Ferreyra, Sábado, 12 de febrero de 2011

David dando testimonio en juicio por Derechos Humanos en Mendoza (foto: Diario UNO)

Ey David, por qué te vas a un cielo sin butacas
ni sillitas de totora, justo ahora, sin avisar, de madrugada?
No te sentías cómodo entre nosotros?

Sí, ya sé, entre nosotros y ellos hay una diferencia grande,
y vos que conociste las estrellas puntiagudas del dolor
los pétalos inclementes de la falsa bonomía del médico de turno,
la ausencia mentida de los tuyos bajo bombas de palabras
qué es esto sino un merecido tránsito a la paz del mundo.

Qué preferis negro Blanco,
que te haga un corazón de tiza
en las veredas de la Plaza Independencia?

O mejor te dibujo el perfil en un medanito de Guanacache
esperando en silencio la crecida del Silencio?

O un graffitti invisible (para que no lo borren)
en el muro lastimado del INV ?

Ya sé, que nos ocupemos en lo que falta…
Y que no dejemos de hablar de lo que sobra.
De las libertades que nos faltan, no Agustín?

Sabés que sí, porque no es necesario hacer nada grandilocuente
para honrar la vida de tu memoria y la nuestra.

Vamos a poner Blanco sobre negro y sonreir levemente
(porque igual duele tu mutis por el foro)
y dar a beber tu nombre
al corazón sediento de Mendoza.

Anuncios