Deolinda

Ofrenda a la Difunta Correa. Foto: Alfio Araujo

Ofrenda a la Difunta Correa. Foto: Alfio Araujo

En el desierto
ha muerto la madre sola
en el pecho la simiente
bebe la noche inmensa.

No llora el almendro
su desmesura
sí el algarrobo
en sus torceduras.
No suenan claras trompetas
sí el silencio negado de dios
que vierte su sed de mundo
en las llagas
de esos pechos
sin futuro.

© Rubén Darío ROMANI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s