Deolinda

Deolinda. Foto © Alfio ARAUJO

Deolinda. Foto © Alfio ARAUJO

En el desierto
ha muerto la madre sola,
en el pecho la simiente
bebe la noche inmensa.

No llora el almendro
su desmesura
ni gime el algarrobo
en sus torceduras.

No suenan claras trompetas
sí el silencio negado de dios
que vierte su sed de mundo
en las llagas
de esos pechos
sin futuro.

© Rubén Darío ROMANI

Cancion perteneciente al oratorio Deolinda Correa de Natalio Faingold basado en La Difunta Correa.
voz Sandra Amaya, guitarra Seba Rivas, bateria Didier Turello, bajo German Penia, Piano Natalio Faingold
Grabado en La Flora estudio de grabación, en Mendoza Argentina

ACA nota completa al autor sobre el proceso creativo:

“Deolinda Correa (La historia de la Difunta Correa), fue estrenada en 2013 en el Le Parc. Faingold interpreta aquel estreno como parte de la gestación de la obra en la que mixtura el folclore y el rock junto a un grupo de virtuosos músicos, entre los que se encuentra la cantora más popular entre las mendocinas contemporáneas, Sandra Amaya.

Mientras elabora la parte final de la trilogía, sobre la que no quiere adelantar detalles, el músico y letrista cuenta su relación con la Deolinda, de la que rescató los aspectos humanos para no interceder en el mito creado popularmente, con el fin de valorizar la fuerza femenina basada en el amor y en el coraje. ”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s