Bicicleta, la gran utopía moderna

S/nombre. Tinta de Susana PRINGLES

S/nombre. Tinta de Susana PRINGLES

según el antropólogo Marc Aug e (Elogio de la bicicleta)

– En la calle se da el diálogo, la mirada cómplice entre ciclistas y ninguno habla por celular(…) ojalá pueda la bicicleta ser un instrumento discreto y eficaz, de una reconquista de la relación y del intercambio de palabras y sonrisas.

– El uso de la bicicleta nos permite satisfacer en parte nuestros deseos de levedad.

La bicicleta sólo utiliza la fuerza desmultiplicada  del cuerpo, permite el ideal de movilidad natural y fluida, permite identificarse con el pez en el agua o el ave en el cielo.

Pero a la vez nos impone una conciencia más aguda del espacio y el tiempo (las subidas son subidas)(…) Es una llamada del orden biológico (pone límites).

 

– En la bicicleta, el mundo exterior nos ofrece resistencia, pero al mismo tiempo es un espacio de libertad íntima y de iniciativa personal, como un espacio poético, en el sentido pleno y primero del término: como “poiesis” o creación.

 

– La bicicleta nos devuelve el alma del niño, nos restituye la capacidad de jugar, pero también nos da el sentido de lo real (como los niños que diferencia su mundo lúdico de la realidad).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s