AMADO BONPLAND, un gajo de buena planta

Un 11 de Mayo (de 1858) moría Aimé Jacques Alexandre Goujaud.

Aimé Jacques Alexandre Goujaud

Aimé Jacques Alexandre Goujaud

Pero lo recordamos como Aimé o Amado Bonpland (apodo que tomó de su padre: un cirujano al que llamaban Bon Plant, que significa “buena planta”).

Si bien era médico se tornó naturalista y, en particular, botánico. En nuestro país no solo se dedicó al estudio de las plantas, sino que al llegar a Buenos Aires (1817) quiso formar el primer Jardín Botánico para potenciar la ciencia y también ampliar los horizontes del Museo del País (hoy, Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”).
Trabajó como Profesor de Historia Natural de las Provincias Unidas, alternando la enseñanza con las exploraciones para colectar y describir especies. En la isla Martín García halló la yerba mate y la describió para la ciencia. No solo eso, sino que mantuvo una firme obsesión para difundir su aprovechamiento recuperando el interés que le habían dado los jesuitas antes de su expulsión.
Su vida tuvo avatares y aventuras. A fines de 1820 viajó a Misiones y se estableció en Corrientes (Santa Ana) para dar vuelo a sus cultivos de yerba mate, pero un ejército de 400 hombres enviados por el dictador Gaspar Rodríguez de Francia destruyó sus plantaciones y lo tomó prisionero. Al parecer, por sus inclinaciones y participación política que lo llevó a acompañar a los unitarios o liberales. Durante nueve años estuvo detenido en Paraguay, donde formó nueva familia, tuvo hijos y dio su apellido a muchos libertos, haciéndose querer.
Ya liberado regresó a Misiones. A los 81 años su país natal (Francia) lo designó miembro de la Academia de Ciencias y un año después se lo nombró Director del Museo de la Provincia de Corrientes. Una revista de ciencia alemana lleva su nombre latinizado en su honor: “Bonplandia”.
Murió mientras navegaba el río Uruguay y su cuerpo fue  embalsamado, aunque terminó destruido por la acción de un borracho. Su tumba, en Paso de los Libres fue rescatada de la destrucción gracias a la intervención del Méd. Vet. Fidel Baschetto, entre otros. Hoy es Monumento Histórico Nacional. Gran parte de sus manuscritos, herbarios y epistolario se conserva en la Facultad de Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires.

Claudio Bertonatti

PD: se pueden descargar unas biografías y trabajos interesantes desde aquí:
– “Catálogo Bonpland del Museo Bonpland de
Corrientes”
http://eroxacourthes.wordpress.com/2010/07/31/catalogo-bonpland-del-museo-bonpland-de-corrientes/

http://historianatural.wordpress.com/2008/08/25/aime-bompland/

http://www.accefyn.org.co/revista/Volumen_12/45/58-86.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s